Entregas

Blindado Guaraní para el ejército de Brasil

25Jul2012

Aprovechando su presencia en el Salón Internacional de la Defensa y la Seguridad (Eurosatory 2012) celebrado en Brasil, Iveco ha entregado al ejército del país una pre-serie del vehículo blindado 6×6 anfibio conocido como Guaraní después de que las fuerzas armadas brasileiras le hayan bautizado con este sobrenombre.

El acto de entrega estuvo presidido por Alfredo Altavilla, CEO de Iveco, y por el General Sinclair James Mayer, jefe del Departamento de Ciencia y tecnología del ejército brasileño.

Desarrollado por la compañía italiana en colaboración con dicho Departamento, el proyecto contemplaba inicialmente su utilización por parte de la Caballería carioca de cara a mejorar la efectividad de las fuerzas terrestres nacionales, formando parte el mismo de un contrato firmado por ambas partes para el suministro de 2.044 unidades de carros blindados.

Para ello, Iveco se encuentra en pleno proyecto de construcción de una nueva factoría en Sete Lagoas, que ha supuesto una inversión de 23 millones de euros y que está previsto esté finalizado a finales del año 2012.

Así y todo, las previsiones son que en 2013 comience la producción en serie de este vehículo, siendo la capacidad de producción de 100 unidades al año, las cuales se irán entregando conforme a un programa a 20 años vista.

Profundizando acerca de las características técnicas del Guaraní, destacar que se trata de un vehículo de 18 toneladas con capacidad anfibia que monta un propulsor FTP Industrial Cursor 9 con una potencia declarada de 383 CV y caja automática, a lo que añadir tracción integral 6×6. Con una longitud de 6,9 metros, una anchura de 2,7 metros y una altura de 2,3 metros, puede acoger hasta 11 personas y es capaz de equipar distintos sistemas de armamento. Asimismo, se puede transportar en aviones Hércules C-130 y Embraer KC-390. Se trata a grandes rasgos de un prototipo que propone una excelente combinación de potencia, carga útil y seguridad, lo que le convierte en un vehículo ideal para desempeñar toda clase de misiones, como puedan ser de reconocimiento o como servicio de ambulancia, incrementando de este modo la operatividad del ejército en este caso brasileño.

Pero se trata de un vehículo que va mucho más allá de lo que significa servir para una aplicación concreta, en tanto que gracias a su estructura modular, es posible versionarlo para todo tipo de necesidades sin tener que acometer un nuevo desarrollo, lo que en términos de ahorro de costes resulta fundamental.

Y es que “hay un gran potencial para la ventas de este vehículo en diferentes mercados mundiales. El ejército argentino ya ha mostrado interés”, asegura Paolo Del Noce, director del proyecto en Brasil.