Centro CAP

Guía práctica del CAP

Si bien el Certificado de Aptitud Profesional (CAP), o lo que es lo mismo, el sistema de formación de conductores profesionales, es de sobra conocido por los profesionales del sector, habida cuenta de que tanto los que llevan años en el mismo como los futuros transportistas están obligados a acreditar una serie de conocimientos para poder realizar la actividad de conductor, lo cierto es que aún hoy, años después de su aprobación, sigue despertando numerosas dudas entre este colectivo.

Es por ello que vamos a hacer una breve descripción de lo que supone el CAP, el por qué de su puesta en marcha y las líneas maestras de su contenido. Por lo pronto, este certificado empezó a ser una realidad el 20 de julio de 2007, cuando se publicó el Real Decreto por el que se regula la cualificación inicial y la formación continua de los conductores de determinados vehículos destinados al transporte de mercancías o de viajeros por carretera.

Con ello se viene a cumplir la Directiva Europea de 2003, que aboga por conseguir conductores profesionales altamente cualificados y adaptados a las exigencias actuales y futuras del mercado del transporte, mejorando de este modo la calidad y la seguridad en el tráfico rodado, tanto de personas como de bienes y equipos.

En este sentido, conviene mencionar que es obligatoria para todo aquel que precise o esté en posesión de los carné de las categorías C1, C1+E, C o C+E (transporte de mercancías) y D1, D1+E, D o D+E (transporte de viajeros) para llevar a cabo su profesión.

Entrando en materia, destacar que la formación CAP tiene dos vertientes: una primera que dictamina la obligatoriedad de cumplir con una cualificación inicial, que equivale al mencionado Certificado de Aptitud Profesional y consiste en un curso en el que se impartirá una parte teórica y otra práctica dedicada a la conducción racional la seguridad y la reglamentación, tras el cual habrá que superar un su correspondiente examen. Ello junto con el premiso de conducción acredita la aptitud profesional.

La cualificación inicial puede ser de dos tipos: Ordinaria y Acelerada, cada una de las cuales responde a la edad y el tipo de vehículo a conducir y tienen una duración de 280 y 140 horas, respectivamente.

Con todo, dicha formación es obligatoria desde el 11 de septiembre de 2008 para los nuevos conductores de transporte de viajeros y desde el 11 de septiembre de 2009 para los de mercancías. Importante reseñar que los conductores que fueran titulares de los mencionados permisos antes de las fechas citadas estaban exentos de la cualificación inicial.

Pero no de la formación continua, la segunda modalidad de CAP, un certificado acreditativo de haber superado un curso que estará sujeto a las siguientes directrices: los conductores de viajeros cuyo permiso termine en 1 ó 2 tendrán como fecha límite para realizar el 10 de septiembre de 2011; los que el número de su carné termine en 3 ó 4, el 10 de septiembre de 2012, y así sucesivamente.

En el caso de los profesionales de transporte de mercancías por carretera, se regirán por las mismas normas, pero añadiendo un año a la fecha límite, por lo que los primeros en tener que superar el curso, es decir, aquellos cuyo permiso termine en 1 ó 2, tendrán de plazo hasta el 10 de septiembre del año próximo, y de ahí para adelante.

En cualquier caso, los conductores no exentos de cualificación inicial también deberán cumplir con esta disposición antes de que transcurran 5 años desde que se expidió el CAP relativo a la formación inicial, debiendo repetirse, al menos, otros 5 años.

El citado curso tiene una duración de 35 horas y pueden realizarse en periodos discontinuos siempre que se impartan por un mismo centro autorizado, dentro de un mismo año natural y ninguno de ellos tenga una duración menor a 7 horas.

El programa de esta de esta formación versará cobre la conducción racional basada en normas de seguridad; aplicación de la reglamentación, y salud, seguridad vial y medioambiental.

Como ya hemos comentado, el Certificado de Aptitud Profesional sólo podrá llevarse a cabo en un centro autorizado, destacando al respecto que Iveco es el primer fabricante que cuenta con un centro CAP homologado en sus instalaciones –concretamente en la planta de Madrid-, el cual fue inaugurado el pasado 9 de diciembre.

Señalar por último, que una vez superado el curso de formación inicial, los alumnos tendrán un plazo máximo de 6 meses para presentarse a un examen –constará de 100 preguntas tipo test- que será convocado al menos 6 veces al año por el órgano competente en materia de autorizaciones de transporte público de cada Comunidad Autónoma.