Formación del Transporte

Proyecto Iveco-IFT, la máxima eficiencia como objetivo

3Jul2014

Todos los clientes de Iveco que adquieran un Stralisse beneficiarán de un pequeño curso formativo para optimizar los recursos del vehículo.

Iveco y el Instituto de Formación Logística y Transporte (IFT) presentaron durante laAsamblea Generalde la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) un proyecto de colaboración formativo para la gestión eficiente de los Stralis entregados a sus clientes.

Marcos Suárez, responsable del instituto, explica que se trata de “una acción con la que se pretende optimizar los recursos del vehículo, sacándole el máximo rendimiento posible al mismo tiempo que se reduce el consumo”.

El proyecto, “que se basa en la confianza mutua entre Iveco e IFT, va dirigido a todos los clientes de la red Iveco, ya sean grandes flotistas o autónomos con un solo camión. Para ello, contamos con un aula móvil con la que nos desplazamos a la campa en donde se va a realizar la entrega (en las mismas instalaciones del cliente en caso de ser una gran flota o en el concesionario de la red para pequeñas entregas) y en la que damos una formación teórica sobre conducción eficiente”, añade Marcos Suárez.

Marcos Suárez asegura que tras la formación, los conductores de los Stralis notarán los prograsos en materia de conducción eficiente.

En la propia aula “llevamos a cabo una explicación teórica sobre todo lo relacionado con el vehículo, especialmente desde el punto de vista tecnológico y telemático, incidiendo en las últimas novedades que incluye el Stralis Hi-Way. Pretendemos con ello dar a conocer todos los detalles del camión como paso previo a la prueba dinámica, ya que es la única manera de que el profesional se familiarice lo más posible con el mismo”, continúa el director de IFT.

Una prueba dinámica de conducción eficiente para la que el Instituto cuenta con un Stralis homologado para siete plazasincluido el conductor, “con el que hacemos una ruta de tres horas por todo tipo de escenarios, que incluye montaña, carretera nacional, autovía, etc. Durante el recorrido se analizan todas las variables de conducción del alumno y se recogen los datos relativos a los diferentes parámetros que tienen que ver con la eficiencia como fin último, como la utilización del retarder o del freno, la velocidad media y, en último lugar, el consumo obtenido”, explica Marcos Suárez.

En el aula habilitada en el semirremolque se da una pequeña clase teórica sopbre el funcionamiento del vehículo.

Tras ello, y una vez el formador cuenta con los resultados obtenidos por los alumnos, se analizan las pautas de cada uno de ellos, mostrando el gasto de combustible y los puntos de mejora sobre los que se debe trabajar.

A partir de aquí, se hace una monitorización del alumno durante seis meses, aprovechando los equipos para la adquisición de datos que incorporan los Stralis Hi-Way, a través de la cual el instructor, prosigue Suárez, “se van anotando los progresos hechos por el conductor para, de este modo, corregir posibles deficiencias (realizamos tutoriales vía telefónica para ello) y mejorar el estilo de conducción. Se trata, en definitiva, de ayudar acercar al conductor al consumo de referencia, que debe estar por debajo de los 30 litros de media”.

El proyecto pretende cubrir todas las entregas que realice Iveco desde el mes de junio del presente año, y si bien “a día de hoy disponemos de dos vehículos para llevarlo a cabo, las pretensiones de IFT son las de contar con hasta cinco para dar cobertura a todas las necesidades”.

Otro de los proyectos de IFT tiene que ver con un simulador de conducción para mejorar la eficiciencia durante la marcha en todo tipo de condiciones.

Con todo ello, Iveco pretende no sólo realizar una venta, sino hacer de ésta una realidad formativa que convierta a la compañía en un “partner” de las empresas que les ayude a conseguir la optimización de sus recursos.

El Instituto de Formación Logística y Transporte también dio a conocer un programa paralelo basado en un simulador de conducción para “realizar prácticas que recrean todo tipo de condiciones adversas que se pueden dar durante la marcha (con lluvia, nieve, hielo, barro, etc.), así como diferentes situaciones que conllevan cierto peligro (trafico más o menos denso, reventado de una rueda…),  y de esta manera optimizar las pautas de conducción de los conductores para, entre otras cosas, mejorar la seguridad vial”, afirma Marcos Suárez.

La simulación se hace a través de una cabina Iveco que “viaja” dentro de un semirremolque enganchado a un Stralis Euro 6, que también cuenta con un pequeño aula para una formación teórica previa. “Posteriormente, el alumno pasa al simulador que es monitorizado por un formador, el cual recoge toda la telemetría del vehículo y los posibles fallos que realice el conductor para, a partir de aquí, corregir las deficiencias que se produzcan. Nos encontramos ante un programa a la carta para los clientes Iveco que pretendan mejorar su técnica de conducción desde el punto de vista de la eficiencia y la seguridad”, asegura el responsable del instituto.