Nacional Sin categoría

Pleno del Comité Nacional

El Departamento de Mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) se reunió hace escasas fechas para acometer una serie de asuntos que atañen directamente al sector y que son imprescindibles poner en marcha con prontitud. De los mismos, destacamos los siguientes:

Proyecto de Real Decreto por el que se regulan las operaciones de transporte de mercancías peligrosas por carretera en España. Dicho proyecto conlleva una serie de modificaciones que desde el Comité se han apresurado a calificar como negativas para los intereses de las empresas que operan en este tipo de actividad, como por ejemplo la obligatoriedad de llevar a cabo toma de muestras previa descarga de las cisternas, en el sentido que se oponen a que sea el propio conductor quien las tenga que realizar. Además, el traslado de la responsabilidad de las operaciones de carga y descarga a estos mismos acarrearía riesgos para la seguridad.

 

En cuanto al Proyecto de Orden por el que se aprueban las bases reguladoras de la concesión de ayudas para el fomento de Transporte Internacional de Mercancías en intermodalidad ferroviaria, desde el Comité y sus organizaciones miembro como la CETM se han apresurado a señalar que no resulta procedente la existencia de modos de transporte como el ferrocarril subvencionados, ya que enmascaran costes y generan distorsión de la competencia. Asimismo, han señalado que no es procedente el objetivo de modificar las cuotas modales exclusivamente en base a criterios medioambientales, tal y como se expresa en el borrador de orden, en tanto que la sostenibilidad de un sistema global de transportes comprende otros pilares fundamentales además del medioambiental, tales como la aportación al PIB, la tributación, el empleo, la eficiencia, la innovación, etc. que aportan otros modos de transporte como la carretera.

 

Por último, se ha solicitado una reunión a la Directora General de Tráfico, María Seguí, con motivo de la próxima modificación del Real Decreto por el que se modifica el Reglamento General de Conductores, en aras de explicarle una serie de consideraciones que deberían ser atendidas, como por ejemplo reiterar la solicitud de habilitar a los Centros Autorizados gestionados por las asociaciones profesionales de transportistas para la Formación CAP, en el sentido de que puedan impartir cursos de sensibilización y recuperación de puntos, de forma que los cursos CAP de formación continua sean polivalentes.

También se pretende hacer llegar a la Directora General de Tráfico la necesidad de que las empresas de transporte por carretera puedan acceder a los datos de las autorizaciones de conducción de sus empleados, permitiendo conocer su estado de disposición de puntos y su vigencia mientras dure la relación laboral con ellos.